Actualmente

Casa Maru es un alojamiento rural con carácter propio. De montaña, pero no por ello agreste, sino cómoda y pensada para el descanso y la tranquilidad.

Desde ella se divisan paisajes de una belleza inigualable, pero a ella son pocos los ojos que llegan. Discreta, pero no aislada. Accesible, pero no bulliciosa. Elegante, única y, sobre todo, acogedora.

Casa Maru abre sus puertas todo el año para aquellas parejas y personas que deseen reencontrarse con la naturaleza pero, sobre todo, consigo mismas.

Casa Maru cuenta con la máxima calificación que se otorga a las Casas de Aldea en Asturias : 3 trisqueles.

 

 

 

Casa Maru es una vivienda con todo lo necesario para vivir cómodamente. No tiene lo imprescindible, sino que lo supera. Queríamos una casa que convenciera a sus huéspedes y por ello hemos puesto todo nuestro empeño. Sus tres habitaciones, sus diferentes y estudiados ambientes, su salón comedor y su cocina hacen de Casa Maru un lugar ideal para escapadas de fin de semana, pequeños puentes o estancias de unos días.

Lo fácil es entrar,

lo normal es enamorarse,

lo difícil es marchar.

 

Entrando en Casa Maru.

Todos los huéspedes son recibidos personalmente por los propietarios. Tras el cóctel de bienvenida en el cenador, ya disponéis de la casa y sus servicios. Esta es una vivienda de tres plantas. En la planta baja está el área común de salón comedor, cocina y aseo. Los dormitorios se encuentran en las plantas superiores, dos en la segunda y uno en la buhardilla. La casa se completa con un pequeño jardín Zen y un aparcamiento privado.

Al entrar en Casa Maru, los cálidos tonos de la madera, la piedra natural y los colores claros del mobiliario crean un ambiente acogedor. Multiplica esta sensación la luz que se cuela a través de sus ventanas y el calor que desprenden su chimenea de hierro fundido y su calefacción central. Llamará vuestra atención el imponente castaño que impera en el medio de la sala.

Cuando deseéis, podéis preparar una barbacoa en el cenador de la casa: buena compañía y el entorno ideal para una buena conversación a la luz de las velas.

 

 

Cocinando en Casa Maru.

El inicio de cada mañana tiene en la cocina su templo. Su diseño rompe con el aire rústico del salón comedor. Un toque sofisticado, práctico y funcional pensado para proporcionar la mayor comodidad a la hora de elaborar desayunos, comidas y cenas a degustar, bien en el comedor, bien en el cenador.

 

 

Tres dormitorios, tres estilos, tres opciones.

En la segunda y tercera planta se encuentran los dormitorios. Todos ellos cuentan con ropa de cama y baño de tejidos naturales, baño completo con toalleros calefactables y decorados al detalle para dotarlos de un estilo propio. Si algo comparten todos los dormitorios y baños es ese espacio natural, cálido y fresco a la vez con cierto punto montañés. Una estética creada a partir de materiales autóctonos como la piedra natural o la madera de castaño. Una imperfección perfecta.

El primero de los dormitorios, Habitación Romántica de claro aire moderno, está pensado para personas que busquen el escenario perfecto para una escapada romántica. Os convencerán sus vivos colores, su decoración atrevida, su baño con columna de hidromasaje, su luminosidad y espectaculares vistas al Naranjo de Bulnes. Reserva esta habitación para ti y tu pareja.

El segundo dormitorio, Habitación Rústica sorprende por su amplitud y por el baño sin puerta, separado de la habitación por traviesas de castaño que dan un toque rústico. Un mobiliario sobrio, pero con detalles singulares, completan esta luminosa habitación desde la cual poder contemplar el Naranjo desde su balcón. Este dormitorio, junto con su bañera de hidromasaje, es un auténtico rincón para reencontrarse, convertirlo en un refugio personal donde descansar reparadoramente y obtener esa estabilidad emocional tan necesaria. Empezad a disfrutarlo reservándolo ahora .

 

El tercer dormitorio, Habitación Buhardilla está como su nombre indica en la buhardilla de la vivienda. Un lugar espacioso y luminoso concebido para un descanso con magníficas vistas. Es el dormitorio más grande, pues ocupa toda la extensión de la planta del edificio. Destaca por su original distribución, su tejado abierto al cielo y su bañera clásica de cuatro patas con vistas al Naranjo de Bulnes. Si reservas toda la casa, podrás disfrutar de ella.

 

Casa Maru, un alojamiento rural exclusivo con carácter propio adaptado a los gustos más personales y exigentes.

 

TOP