AGRADECIMIENTOS

Casa Maru es el resultado de un sueño compartido. Un proyecto de alojamiento rural posible gracias, en primer lugar, a mi marido. Ha sido él quien, pese a no ser asturiano, hizo que yo descubriera en mi propia tierra la belleza de la aldea de Camarmeña. Un compañero inigualable que ha estado siempre ahí. Gracias, Alberto.

Como decía el poeta: se hace camino al andar y en este discurrir hasta Casa Maru nos han acompañado grandes personas y mejores profesionales. Va para ellos mi eterno agradecimiento.

Son personas como Maru, que facilitó la venta de la casa. Por su carácter, este sueño llevará siempre su nombre: Casa Maru.

Son personas como la gente de Casa Lobeto, Tomás y Teresa, que me acogieron como a una más cada vez que venía a supervisar la obra; y a fe que no fueron pocas veces. Gracias por brindarme vuestra amistad y compañía.

Son personas como Vicente que, allá donde esté, estará muy contento de que cuidemos de “su paraíso”.

Son profesionales como todos los trabajadores de Cotiveca construcciones que tantas jornadas han dedicado a esta obra. Las cosas bien hechas, bien hechas quedan.

A todos los que de una manera u otra han participado en nuestro sueño: gracias por vuestro apoyo y trabajo.

A todo el concejo de Cabrales, grande, enorme y afable en su carácter. Aquí se viene una avilesina agradecida de la buena gente y enamorada de esta hermosa tierra.

Muchas gracias.

TOP