Historia

Levantada a inicios del siglo XX, la que hoy es Casa Maru acogió a la familia de Josefa, una mujer de carácter que reunía en torno al fuego y la conversación a todos los habitantes de Camarmeña. Tras más de un siglo de vida, la vivienda quedó cerrada, sus herederos dispersos. Fue Maru, una nieta de Josefa, quien logró reunirlos a todos y convencerlos para que nuestro sueño pudiera lograrse en la que fuera la casa de su abuela.

Es en honor al esfuerzo y tesón de esta mujer por la que nuestro alojamiento rural se llama Casa Maru. ¡Gracias!

Amamos esta vivienda porque la hemos elegido tras recorrer Asturias de este a oeste. Buscábamos el sitio ideal para nuestra idea de alojamiento rural. Anduvimos mucho, hablamos con muchas personas, pero solo al llegar a Camarmeña nos dimos cuenta de que la búsqueda había finalizado. Ante nosotros se erguía imponente ella, nuestra futura Casa Maru

 

 

TOP